martes, 7 de abril de 2009

Reflejos




Me vi en la corteza de tus ramas,

en la savia pura de tu esencia.

Me reconocí polvo contra polvo.



¿Quién descifrará el secreto

del rocío que brota, azul,

en la serenidad de la noche?



Perfume de guayabos, tu almíbar... abril .

Y, ¿qué si el otoño no quiere hablar?

Veo venir sus hojas, en remolino.


Imagen: by Juan Pablo Gómez
Texto: by Natalia Zacarías

8 comentarios:

Aida dijo...

¡Precioso texto, me encanta cómo escribes!
Y ahora que me fijo, ¿la de la foto de la derecha es tu madre? ¿Cumple años? Si es así, muchas felicidades para ella :)
Un besazo!!

La Habitacion invisible dijo...

que lindo...me trasportastes a travez de distintos aromas,hasta lugares tuyos...pero que me fueron familiares
saludos
Esteban

La Habitacion invisible dijo...

hey!
la del dibujo sos vos n?

Giovanni-Collazos dijo...

Hermoso poema!

Me ha gustado mucho...

Un abrazo.

Gio.

Nebroa dijo...

te acabo de descubrir en el blog de Aida...y me parece que te apunto al mío, para que no te escapes! ;)

Álvaro dijo...

"Perfume de guayabos, tu almíbar... abril"... maravilloso.

Muy buen gusto, te leeré.

Un abrazo,

Ramiro Argañaraz dijo...

Gracias.

Anónimo dijo...

me encanta la foto!!!! el texto obviamente!!!!!!! karo