domingo, 2 de diciembre de 2007

La noche también muere


trepó el portón
esas frías rejas azules

se perdió lejos
olvidó cerrar
los ojos al correr

se deshizo verde
y miel, negra miel
de tul oscuro

presas las sombas
desmayaron
y la luz cantó despacio

toda la noche
se derritió, escapó
entre los dedos del día

1 comentario:

Mario Gallo dijo...

Hola, Natalia: Gracias por arribar por Terra Australis. Bueno, después de todo, tu poema apareció, y está muy bueno. Hubiese sido una pena que se perdiera. Y sí, las antologías son un misterio, aunque, en honor a la verdad, nos puso en contacto, que no es poca cosa. Al menos a mí, me dará la oportunidad de aprender más.
Un saludo desde las Tempestades de la Tierra Desconocida al Sur
Nos mantenemos en contacto